domingo, 24 de julio de 2011

Las virtudes de la no-resistencia


El hombre al nacer es blando y débil, pero al morir se vuelve rígido y duro.
Los diez mil seres, todas las plantas y los árboles son blandos y flexibles mientras viven, pero secos y quebradizos cuando mueren. En verdad, la rigidez y la dureza son rasgos de la muerte, la blandura y la flexibilidad son rasgos de la vida. Por eso el alma que es demasiado dura se rompe y el árbol de madera más dura es el primero en ser talado.
En verdad, lo duro y lo fuerte son derribados mientras que lo blando y lo débil ascienden a lo alto.

domingo, 27 de diciembre de 2009

QUÉ VES TÚ...


Qué es objeto...qué es útil...qué es inútil...qué no es objeto...es encontrado?...cuánto dura un objeto...cuándo no lo encontramos...qué ves tú, y qué pasa después...

viernes, 11 de diciembre de 2009

EL FABULOSO OLDENBURG


Estoy a favor de un arte que adopta sus formas de vida propia, que retuerze y extiende, y acumula y escupe, y gotea, y que es pesado y vulgar, y brusco y estúpido como la vida misma.

lunes, 23 de febrero de 2009

INTENTE...

Pasar la pagina sin utilizar las manos y sin curvar la espalda.
¿tiene sed despues de tanto esfuerzo?
Vaya al frigorífico y sírvase un refresco bien frío pero no use las piernas.
Ahora piense en un concepto complejo; pongamos la teoría de la relatividad.
Pruebe a que le expliquen lo que es sin palabras.
Si no entiende nada, mire a su alrededor.
Imagine que la gente lo mira, lo se, sonríen o ponen cara de lástima.
Usted no sabe que pasa ni qué ha hecho. Le hablan, pero no entiende que le dicen.
Como no les hace caso, se enfandan. Si la experiencia le ha agotado, cierre los ojos y siga leyendo...

viernes, 20 de febrero de 2009

Fotografía Profesional

Fotografía Profesional
http://silviaferrer.blogspot.es/

A PARTIR DE MAÑANA...

A partir de mañana viviré mi presente, levantándome fuerte cada vez que me caiga: me dejaré aturdir por los atardeceres, cogeré de las riendas mi potro desbocado.
A partir de mañana seré de nuevo niña, librando la batalla contra mi suficiencia; y desempolvaré defectos reprimidos, dejándome llevar en mi nueva apariencia.
A partir de mañana me miraré al espejo, veré con nuevos ojos mi olvidada belleza, y encararé los días con un espíritu fresco, bebiendo el jugo dulce, o amargo de tristeza.
Quiero intentarlo al menos, una vez, y otra, y otra.
Quiero sentirme libre de miedos y obsesiones.
Esparcir por el aire mis prejuicios raídos, dejando pasar ese olor a tierra mojada, y esa niñez que va desatando mis amarras, y con su espontaneidad extraña y limpia, purifica entero mi cuerpo, y a veces, hasta mi alma.
Clemen Corbalán.